Mercados en Praga

Si bien es cierto que así, a priori, Praga no es precisamente famosa por sus mercados, la ciudad cuenta con unos cuantos por los que merece la pena darse una vuelta para catar de cerca la vida cotidiana de la ciudad.

Los mercados en Praga no suelen aparecer en ninguna guía de viaje, pero existir, existen. Los hay que venden comida y alimentos (la mayoría); otros están destinados a la venta de muebles y artículos vintage y otros más pensados para coleccionistas de todos los estilos.

Nosotros te animamos a que les des una oportunidad a cualquiera de ellos, pues son una buena alternativa para meterse de lleno en el ambiente de una ciudad y conocerla desde otra perspectiva más realista y menos “preparada” para el turista: es en los mercados donde los praguenses llenan la cesta y mejor podemos cotillear qué comen y con qué ingredientes cocinan.

Allá donde viajemos, siempre visitamos uno o varios mercados, y como Praga no iba a ser menos, aquí te dejamos con nuestra lista de los mejores mercados de Praga.

El Mercado de Havelská

Enclavado en pleno barrio de Staré Mesto se encuentra este mercado, el más antiguo de Praga, que nació hace siglos como un mercado agrícola. Como tal, es también uno de los más interesantes de la ciudad, ya que allí se pueden adquirir desde productos típicos de la cocina checa hasta frutas y verduras frescas, flores o recuerdos de Praga. Al ser uno de los mayores mercados de Praga no ha escapado a la fiebre de los souvenirs, que también puedes comprar aquí: tazas, imanes, bolsos, camisetas y las típicas marionetas de madera.

Igualmente, merece la pena acercase a verlo por su atmósfera y por la cantidad de puestos (es un sitio perfecto para ir de compras en Praga, pues tienen muy buenos precios).

  • Dónde: en la calle Havelská 13 (Staré Mesto).
  • Cuándo: todos los días de 06:00-18:30 horas.
  • Cómo llegar: metro (líneas A y B, estación de Mustek).

El Mercado de Buštěhrad

Este mercado callejero es uno de los cinco mejores de Europa en su categoría: el coleccionismo. Ya solo por eso merece una visita, pues en él encontrarás todo tipo de curiosidades: libros, vinilos, minerales, muebles, sellos, monedas, postales, objetos relacionados con la II Guerra Mundial… en sus más de 30 años de existencia, el mercado ha reunido a coleccionistas de todo el mundo y ha convertido en uno de los más populares de Praga, especializándose en artículos fabricados antes de los años 50. Una joya.

  • Dónde: en Buštěhrad, una zona al norte de Praga.
  • Cuándo: el segundo y último viernes de cada mes, de 06:00-14:00 horas.
  • Cómo llegar: metro (línea A en dirección a Nemocnice Motol, estación de Nádraží Veleslavín).

El Mercado de Holešovice

En Holešovická Tržnice, muy cerca del centro de Praga y en un barrio ocupado, tiempo atrás, por la colonia de vietnamitas que emigraron a la ciudad, se extiende este mercadillo donde se vende literalmente de todo. Conocido también como el mercado River Town por su cercanía a la orilla del Moldava, aquí puedes encontrar ropa, muebles, objetos decorativos, cacharros de cocina, alimentos checos y productos vietnamitas (no podía ser de otra manera), puestos de comida y hasta imitaciones de lo más… variado. Sin duda, la parte más pintoresca es la de los puestos de frutas y verduras. Los amantes del regateo no se aburrirán en este mercado poco frecuentado (aún) por turistas.

  • Dónde: en Bubenské nábřezi, pegado al río Moldava.
  • Cuándo: lunes a sábados de 08:00-20:00 horas.
  • Cómo llegar: metro (línea C, estación de Vltavská).

El Mercado de las Pulgas de Praga (Bleší trhy)

Este mercadillo de Praga sería lo más parecido a los típicos rastros que conocemos en otras ciudades. Se celebra todos los fines de semana y es uno de los mayores mercados callejeros de Praga, con infinidad de puestos donde se vende de todo, pues los particulares pueden montar su propio tenderete para vender al público cualquier cosa que ya no necesiten. Hay artículos de segunda mano pero también nuevos, y los precios, si se te da bien regatear (que es lo más divertido), son bastante razonables. Si eres de los que en tus viajes te gusta ir en busca de algún descubrimiento que llevarte de vuelta a casa aparte del clásico souvenir, este es tu sitio.

Aunque hay que pagar una entrada para acceder (que cuesta 20 CZK, gratis para menores de 15 años), merece la pena entrar. En nuestra opinión, es uno de los lugares más curiosos de Praga.

Además. el Mercado de las Pulgas de Praga ofrece un servicio de transporte gratuito hasta el mercado (que se encuentra en una explanada) desde la estación de metro de Hloubětín, que es la más cercana (pero está a 20 minutos a pie del mercado). Se trata de un autobús amarillo que encontrarás al salir de la estación de metro: debes fijarte en que en el letrero frontal ponga Bleší trhy Praha.

  • Dónde: en Vysočany, en la calle U Elektry.
  • Cuándo: los sábados y domingos de 06:00-14:00 horas.
  • Cómo llegar: metro (línea B, estación Hloubětín).

El Mercado de Náplavka

Este mercado, instalado también en la ribera del Moldava (por el barrio de Nove Mesto) es una gran alternativa para ir a comer y probar las especialidades que los cocineros checos ofrecen en cada uno de sus puestos. Además, aquí se venden alimentos de producción local traídos desde las granjas cercanas, mezclados con libros de viejo, artistas callejeros que venden sus creaciones, cupcakes y panes caseros o exposiciones al aire libre.

En verano tiene muy buen ambiente nocturno, pues se puede tomar algo en algunos de los barcos atracados en la zona (como el barco Tajemství o el Avoid Floating Gallery, que abren el acceso a los visitantes con música y conciertos en directo.

  • Dónde: Vltavská náplavka, Rašínovo nábřeží.
  • Cuándo: los sábados de 08:00-14:00 horas (hasta las 20:00 horas en verano).
  • Cómo llegar: metro (línea B, estación Karlovo náměstí).