Praga en tres días

Para conocer lo más significativo, tres días en Praga son más que suficientes e, incluso, podemos dedicar uno de ellos a conocer algunos lugares cercanos que merecen la pena, como Karlovy Vary o Cesky Krumlov.

Para situarte en la ciudad antes de lanzarte a visitarla por tu cuenta y conocer lo mejor de Praga acompañado de un guía en español experto en la historia y arquitectura de los principales lugares de interés de la ciudad, echa un vistazo a nuestra visita guiada por Praga

Con este itinerario podréis recorrer la capital checa en 72 horas, incluyendo la visita a todos sus barrios históricos y disfrutando de sus rincones más emblemáticos.

Primer día en Praga – Stare Mesto

¿Cómo llegar? Empezaremos en la estación de metro de Náměstí Republiky (línea B).

  • Nuestra primera parada del día será la Casa Municipal, cuya fachada fue diseñada por Alphonse Mucha, padre del art-nouveau checo.
  • Después continuaremos a pie hasta la Torre de la Pólvora (no tiene pérdida, está justo al lado).
  • Seguimos a pie hasta la Plaza de la Ciudad Vieja, corazón del casco histórico de Praga, donde podremos ver el famoso reloj astronómico (recuerda esperar a la hora en punto para verlo en acción).

El reloj astronómico en la Plaza de la Ciudad Vieja

El reloj astronómico en la Plaza de la Ciudad Vieja.
Fotografía: Gary Denham (CC)

  • Puedes entrar a visitar el Ayuntamiento, donde no os puedes perderte la Sala de Plenos ni la capilla (apúntate a alguna de las visitas guiadas que organizan a diario). Además, si quieres sacar buenas fotos de Praga, te aconsejamos subir al mirador de la torre.
  • También veremos la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn, situada justo detrás de la plaza y que reconocerás fácilmente por sus dos torres picudas.

Dependiendo de lo bien que se te haya dado la mañana, puedes comer por aquí o seguir. En Dónde comer te recomendamos algunos sitios que nos gustan.

  • Comenzaremos la tarde visitando el Clementinum, a 5 minutos a pie de la Plaza de la Ciudad Vieja. El recorrido en total te llevará aproximadamente una hora y debes apuntarte al llegar a la visita guiada. Solo se hace en inglés y checo, pero no hay otra forma de verlo (no se permiten visitas por libre), y merece la pena visitarlo por la impresionante biblioteca del interior.
  • Una vez salgas, sigue a pie en dirección al río hasta la Torre de la Ciudad Vieja, que da entrada al Puente de Carlos. Te aconsejamos subir para disfrutar de las maravillosas vistas del puente desde su mirador.

Torre de la Ciudad Vieja

Fachada principal de la Torre de la Ciudad Vieja.
Fotografía: Sarah-Rose (CC)

Malá Strana

El Puente de Carlos conecta Malá Strana con la otra orilla.
Fotografía: Alistair Young (CC)

  • Para terminar el día, te proponemos dos opciones: baja por las escaleras que hay a mano izquierda hacia el final del puente para llegar hasta la Isla Kampa, muy romántica y menos atestada de turistas a estas horas, donde puedes cenar en alguno de sus restaurantes. La segunda alternativa es salir del puente y llegar hasta Malá Strana para pasear por el barrio de noche (no te preocupes, volveremos de día a Malá Strana en nuestro itinerario).

Segundo día en Praga – Hradcany y Monte Petrín

¿Cómo llegar? Empezaremos en la estación de metro de Hradčanská (línea A).

  • Hoy dedicaremos la mañana a conocer el complejo del Castillo de Praga.
  • La primera parada será la Catedral de San Vito (mejor ir a primera hora, porque suelen formarse largas colas). En la oficina de turismo frente a ella podemos comprar la entrada combinada para varios monumentos del complejo.
  • Después iremos andando hasta el Palacio Real, donde visitaremos la grandiosa Sala Ladislao.
  • Continuaremos hasta el Callejón del Oro, una de las estampas más famosas de Praga, donde puedes ver la casa donde vivió Kafka y comprar algún souvenir un poco más especial en sus tiendas.

Callejón del Oro

Callejón del Oro.
Fotografía: Jean & Nathalie (CC)

  • Desde el callejón puedes caminar hasta el Palacio Lobkowicz, que está muy cerca, al que puedes entrar si vas bien de tiempo y te gusta el arte, pues alberga una gran colección de pintura.
  • Según la hora que sea, puedes buscar un sitio para comer por aquí y por la tarde dirigirte hasta el Loreto (a 15 minutos andando desde el Palacio Lobkowicz), donde no debes perderte la réplica de la casa de la Virgen María, un lugar de peregrinación que atrae a miles de creyentes.

Réplica de la casa de la Virgen en El Loreto

Réplica de la casa de la Virgen en El Loreto.
Fotografía: fortherock (CC)

  • Continúa paseando hasta el Monasterio de Strahov. Aquí no debes perderte su antigua biblioteca, una de las más impresionantes que hemos visto.
  • Vamos a finalizar el día disfrutando de una panorámica única de Praga: la que se obtiene desde lo alto de la Torre de Petrín. Para llegar hasta allí puedes dar un paseo desde la parte trasera del monasterio. Para bajar, utiliza el funicular (porque seguro que a estas horas ya te duelen los pies), que te deja en la calle Újezd, desde donde puedes coger varios autobuses y tranvías.

Tercer día en Praga – Malá Strana, Josefov y Nove Mesto

Ahora que ya hemos conocido los puntos turísticos más significativos de Praga, te proponemos dos planes para tu tercer día en la ciudad:

Aprovecha para conocer alguno de los lugares de los alrededores de Praga, como la preciosa ciudad balneario de Karlovy Vary, el campo de concentración de Terezín o la villa medieval de Cesky Krumlov con nuestras excursiones desde Praga en español.

Si prefieres pasar este día de nuevo en Praga, nuestra propuesta es la siguiente:

¿Cómo llegar? Empezaremos junto a la estación de metro de Malostranská (línea A).

  • Comenzamos nuestro último día en Praga recorriendo uno de sus barrios más pintorescos, Malá Strana.
  • Nuestra primera visita será la Iglesia de San Nicolás, que reconocerás por sus cúpulas verdes (seguro que ya las habrás visto desde alguno de los miradores los días anteriores).
  • Después entraremos a la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, donde se encuentra la figura del Niño Jesús de Praga.
  • Desde ahí llegarás en 5 minutos a los Jardines Vrtba, por los que merece la pena dar una vuelta si el día está soleado. Después puedes acercarte hasta el Muro de John Lennon y seguir hasta el Museo de Franz Kafka, donde te recomendamos entrar solo si te interesa la obra del autor, ya que la exposición no es demasiado instructiva… no te llevará demasiado tiempo.

Muro de John Lennon

Un símbolo de la paz.
Fotografía: Jacob Bøtter (CC)

  • Tienes dos opciones en función de la hora: comer por aquí o cruzar el Puente de Carlos y acercarte a comer al Josefov, el barrio judío, donde hay muy buenos (y bastante económicos) restaurantes.
  • Para visitar el barrio, te aconsejamos recorrer las 6 sinagogas de Praga. Tampoco dejéis de visitar el antiguo cementerio judío, que sin duda merece la pena.

Sinagoga Española

Sinagoga Española.
Fotografía: Tony Hisgett (CC)

  • Por último, terminaremos el día en Nove Mesto, la ciudad nueva de Praga. Si vas con tiempo de sobra puedes acercarte hasta la Casa Danzante, a unos veinte minutos a pie. Si no, echa un vistazo al Teatro Nacional, que está más cerca y cuyo edificio reconocerás enseguida, y camina hasta la Plaza de Wenceslao, donde de noche hay bastante ambiente y es un buen lugar para tomar algo y cenar.