Praga con niños

¿Viajar a Praga en familia? A priori, puede que Praga no te parezca, precisamente, un destino muy familiar. Pero lo cierto es que haciendo unas pequeñas adaptaciones cualquier ciudad europea es fácil de visitar, y no tenemos que renunciar a pasarlo bien si viajamos a Praga con niños.

Una ciudad cómoda de recorrer caminando, con alojamientos y precios muy asequibles y por supuesto, propuestas de ocio para todas las edades y gustos.

Información práctica: cómo movernos en Praga con niños

Ya sabemos que la logística cuando viajamos con niños se complica un poco; aquí van unos cuantos consejos para moverse en transporte público, a pie y desde y hasta el aeropuerto si vas a viajar a Praga con niños:

  • Para ir y venir del aeropuerto, utiliza el transporte público o reserva un traslado en vehículo privado si prefieres que te echen una mano con el equipaje y que os dejen en la misma puerta de vuestro alojamiento en Praga. La segunda opción siempre es más cómoda para no tener que estar pendientes de horarios ni frecuencias de paso.
  • Para hacer turismo con bebés o niños muy pequeños, usa la mochila: en la zona del casco antiguo de Praga puede ser trabajoso moverse con la silla de paseo, especialmente en temporada alta, por la afluencia de turistas, y también debido al pavimento. Lo mejor para recorrer a pie la ciudad es el porteo; recuerda utilizar una mochila ergonómica donde el peso del bebé quede bien repartido para evitar dolores de espalda, su espalda con forma de “C” y sus piernas formando una “M” respecto a la pelvis. Es la mejor manera de visitar la ciudad con bebés pequeños y que estos vayan cómodamente, durmiendo cuando lo necesiten y permitiendo una mejor movilidad a los padres.
  • Para moverte en transporte público en Praga, puede convenirte comprar un billete de 3 días, pues adquiriendo un billete de adulto, los menores de 15 años que vayan con él viajan gratis, y os permitirá moveros por toda la zona turística de la ciudad sin restricciones. Además, si llevas carrito o silla de paseo, no tienes que pagar ningún suplemento.

Actividades para niños: ¿qué hacemos hoy?

Como te decíamos, Praga cuenta, además de con los habituales atractivos turísticos y lugares de interés, con un montón de sitios que visitar con niños pequeños para que el viaje sea, también para ellos, una gran experiencia.

Zoo de Praga

Visitar el zoológico es una opción muy recurrente cuando se viaja con niños a cualquier ciudad, y es que si les gustan los animales seguro que lo pasarán en grande en este lugar. El zoo de Praga está considerado uno de los mejores de Europa, con zonas especialmente adaptadas para los más pequeños, como la granja donde pueden tocar y dar de comer a algunos animales.

Un plan divertido para niños y mayores y una apuesta segura para pasar un día divertido en Praga.

  • Dónde: U Trojskeho zamku 3/120.
  • Cómo llegar: metro (línea C, hasta Nádraží Holešovice). Allí debes coger el autobús nº 112.
  • Horario: lunes a domingo de 09:00-16:00 horas (noviembre-febrero), de 09:00-18:00 horas (marzo-octubre) y de 09:00-21:00 horas (julio y agosto).
  • Precio: adultos 200 CZK, niños entre 3 y 5 años 150 CZK, menores de 3 años gratis.

Laberinto de Espejos del Monte Petrin

Aunque se trata de un laberinto de espejos como los que hay en cualquier parque de atracciones, el del Monte Petrin tiene forma de castillo y seguro que los niños se partirán de risa al verse deformados en los espejos. Se puede entrar gratis con la Prague Card, y está pegado a la torre de Petrin, por lo que un buen plan es subir al mirador y contemplar las vistas de Praga después de entrar al laberinto (por aquello de combinar planes para unos y otros ;) ).

  • Dónde: Petřínské sady.
  • Cómo llegar: metro (línea A, hasta Malostranská).
  • Horario: lunes a domingo de 10:00-18:00 horas (noviembre-febrero), de 10:00-20:00 horas (marzo y octubre) y de 10:00-22:00 horas (abril-septiembre).
  • Precio: adultos 90 CZK, niños entre 3 y 6 años 65 CZK, menores de 3 años gratis (hay otra entrada combinada con el mirador de la torre).

Acuario de Praga (Mořský Svět)

Una alternativa al típico zoo puede ser visitar el acuario de Praga, para conocer de cerca todo tipo de especies marinas animales y vegetales en los numerosos acuarios con que cuenta este espacio. No os perdáis el enorme tanque, el de mayores dimensiones del país, así como la gruta de coral o la relajante zona llamada Laguna Cósmica, decorada con amatistas y cuarzos.

Por cierto: todos los martes a las 15:00 puedes ver cómo los cuidadores alimentan a los tiburones. Y el último viernes de cada mes, hay un tour nocturno que comienza a las 20:00 donde un guía experto acompaña al grupo para mostrar y explicar todos los detalles de aquellos seres vivos que son más activos por la noche.

  • Dónde: Výstaviště, 170 00.
  • Cómo llegar: metro (línea C, hasta Nádraží Holešovice).
  • Horario: lunes a domingo de 08:30-18:00 horas y sábados y domingos de 09:00-19:00 horas.
  • Precio: adultos 280 CZK, estudiantes <26 años 220 CZK, niños que midan más de 80 cm 70 CZK, menos de 80 cm gratis.

La Isla de los Niños (Isla Dětský)

Esta isla situada sobre el río Moldava, a la altura del barrio de Smíchov, es un lugar perfecto para ir con niños, pues cuenta con un gran parque infantil que incluye columpios, un campo de fútbol, mesas de ping-pong, una pista de skate y una pequeña cafetería para los padres. Durante el verano, la zona es conocida como la playa de Praga.

  • Dónde: Janáčkovo nábřeží.
  • Cómo llegar: a pie desde Isla Kampa bordeando el Moldava (15 minutos).
  • Horario: abierto 24 horas.
  • Precio: gratis.

Dopravní Hřiště, para aprender a conducir

Como parte de un proyecto para enseñar a los más pequeños los conceptos básicos del tráfico y la seguridad vial, la UE puso en marcha este proyecto en Praga. Se trata de un parque cerrado que recrea una zona de tráfico como la de cualquier ciudad pero pensada para niños, así que son ellos quienes pueden conducir sus propios coches, aprender qué significa cada señal y cómo deben comportarse en la carretera de forma amena y muy divertida. Puedes alquilar un coche o moto infantil para tus hijos allí mismo por 30 CZK la hora (los días de lluvia el parque está cerrado).

  • Dónde: Jilmová 1387/19.
  • Cómo llegar: autobús nº 133 y 509.
  • Horario: abierto de abril a octubre de 13:00-18:00 horas (los meses de verano abre a las 10:00 y cierra una hora más tarde).
  • Precio: adultos y niños, 10 CZK.

Museos de Praga que visitar con niños

Existen muchos museos interesantes en Praga, pero unos cuantos de ellos están más pensados para visitar con niños y que estos disfruten de una experiencia de aprendizaje al tiempo que se divierten. Estos son, en nuestra opinión, los mejores museos para visitar con niños en Praga:

Museo Lego

Realmente, el museo se encuentra en el sótano de una tienda de juguetes Lego, y la verdad es que merece la pena verlo sin importar la edad que tengas (los fans de Star Wars disfrutarán de lo lindo con la exposición dedicada a la saga, Estrella de la Muerte incluida). Monumentos emblemáticos de todo el mundo hechos con pequeñas piezas, una maqueta de Lego que reproduce con todo detalle el Puente de Carlos, el mundo de Harry Potter y el de Indiana Jones y mucho más os espera en este museo al que sin duda merece la pena dedicar una hora en vuestro viaje.

  • Dónde: Petřínské sady.
  • Cómo llegar: metro (línea B, hasta Narodni Trida).
  • Horario: lunes a domingo de 10:00-20:00 horas.
  • Precio: adultos 200 CZK, estudiantes 150 CZK, niños que midan más de 120 cm 130 CZK y niños que midan menos de 120 cm 50 CZK.

Museo de los Juguetes

Ubicado en la zona del Castillo de Praga, este museo es uno de los más importantes del mundo en su categoría. Fruto de la colección privada del cineasta checo Ivan Steiger, aquí encontraremos un repaso a la historia del juguete a través de sus piezas más emblemáticas, procedentes de todos los rincones del mundo, hasta de la Grecia clásica: casas de muñecas, trenes y coches dirigibles, robots de hojalata, juegos de mesa y una completa exposición dedicada a Barbie. Entretenimiento garantizado para los niños, y un viaje al pasado para los más mayores, que se pondrán nostálgicos contemplando esos viejos soldaditos.

  • Dónde: Jiřská 7/6, 119 00.
  • Cómo llegar: metro (línea A, hasta Malostranská).
  • Horario: lunes a domingo de 09:30-17:30 horas.
  • Precio: adultos 70 CZK, niños menores de 15 años gratis.

Museo de las Marionetas

La tradición de los teatros de marionetas fue llevada a Praga en el siglo XVII por las tropas italianas y alemanas. Este museo tiene su origen en un pueblo de Bohemia, Tábor, donde fue fundado en 2013. Después se trasladó a Praga (está ubicado en un antiguo orfanato medieval) para dedicarse a la divulgación del arte y fabricación de las típicas marionetas checas. Gracias al museo podremos aprender todo sobre su restauración y las herramientas utilizadas, la evolución de las marionetas a lo largo del tiempo e incluso su papel en películas animadas. Un museo muy curioso y didáctico, donde acercarse al mundo que rodea uno de los elementos más típicos de la República Checa, las marionetas.

  • Dónde: Jungmannova 32.
  • Cómo llegar: metro (líneas A y B, hasta Mustek).
  • Horario: miércoles a domingo de 10:00-13:00 horas y de 15:00-18:00 horas.
  • Precio: adultos 100 CZK, estudiantes 70 CZK, niños y jubilados 50 CZK.

Museo del Aeropuerto de Praga

En la Terminal 2 del Aeropuerto de Praga se esconde una sorpresa, y es que este aeropuerto cuenta con un plan perfecto para entretenernos si tenemos que esperar unas horas allí: se trata de un pequeño Museo del Aeropuerto, donde se puede conocer la evolución del transporte aéreo y la historia del aeropuerto de Praga desde sus orígenes. A los niños les encantará sentarse a los mandos de la cabina de un Avia BH 25, un avión histórico. Para rematar el plan, junto al museo se encuentra la entrada a la terraza panorámica del aeropuerto.

Además, el propio aeropuerto cuenta con zonas de entretenimiento especialmente pensadas para los más pequeños, una de ellas está junto a la salida del control de pasaportes de la Terminal 1, y la otra junto a la salida del control de seguridad en la Terminal 2. La tienda de juguetes Bambule también alberga un espacio abierto para jugar, situado en la zona que conecta las terminales 1 y 2.

Otros planes

Además de todos estos lugares, hay muchos otros planes con niños en Praga que podéis intercalar con otros para vosotros: por ejemplo, dar un paseo en barco por el Moldava para contar todos sus puentes y jugar a reconocer por sus torres los lugares visitados; subir a alguno de los muchos miradores con que cuenta la ciudad o asistir a un espectáculo de Teatro Negro (esto os lo recomendamos con niños mayores, pues si son muy pequeñitos puede que se les haga algo pesada la función).

Por supuesto, no olvidéis hacer una visita al famoso reloj astronómico de la Plaza de la Ciudad Vieja y contemplar su desfile de autómatas a las horas en punto, o ver una función del Teatro de Marionetas Divadlo Minor (con espectáculos para todo tipo de públicos y edades). Tampoco os perdáis el cambio de guardia a mediodía junto al Castillo de Praga (para verlo debéis salir justo por la puerta que se encuentra frente a la Catedral de San Vito).

Excursiones desde Praga

Una buena idea para pasar un día fuera de Praga y conocer algo más de la República Checa es hacer una excursión a algún lugar de las afueras. Estas son nuestras propuestas:

Botanicus: un viaje a la Edad Media

Esta especia de aldea medieval se sitúa en las afueras de Praga, en la localidad de Ostrá (a uno 45 minutos en coche). Allí podréis conocer cómo era la vida diaria durante la Edad Media, cómo trabajaban los artesanos de distintos oficios (e incluso probar a practicarlos) y hacer algunas compras en su mercado medieval. Cuenta con jardines y laberintos y los fines de semana organiza actividades pensadas para niños.

Český Krumlov

Aquí encontraremos un pueblo medieval, pero en este caso de verdad. Y es que Český Krumlov es sin duda uno de los lugares más bonitos del país; una visita imprescindible a la que hay que dedicarle por lo menos un día y que es perfecta para hacer en familia. Echa un vistazo al artículo que le dedicamos para saber qué ver y cómo llegar hasta allí.

Safari Dvur Kralove

¿Por qué no visitar un safari? Y es que al estilo de los auténticos safaris africanos, esta especie de parque zoológico donde los animales exóticos campan a sus anchas es una visita estupenda para hacer con tus hijos y ver de cerca a las jirafas, los rinocerontes, los leones o las cebras. Eso sí, está a casi dos horas en coche de Praga, en la ciudad bohemia de Dvůr Králové nad Labem.