Museo Lego de Praga

Dirección: 31 Národní, Praga.
Cómo llegar:
Tranvía: nº 9, 22 y 18 (Národní Třída).
Metro: Národní Třída (metro B).

El Museo Lego de Praga (Muzeum Lega) es el mayor museo del mundo dedicado a estas famosas construcciones de colores; además de contar con una Tienda Lego muy completa donde puedes encontrar casi cualquier modelo de Lego, alberga un museo muy curioso donde veremos desde los primeros Legos a las últimas novedades, pasando por los temáticos y (lo que más nos gustó) los principales monumentos de Praga recreados con piezas de Lego. Uno de los más curiosos Museos de Praga.

En general, las opiniones sobre el Museo Lego de Praga después de visitarlo suelen ser buenas aunque algunas critican el precio. No es un museo muy extenso, se visita perfectamente en una hora, y si viajas a Praga con niños es una visita casi obligada y un éxito seguro. ¡Les encantará!

El juguete más famoso, tiene su Museo Lego en Praga

Bautizado como “el juguete del siglo XX”, rara es la casa donde haya niños y no te tropieces con una pieza de Lego en algún rincón.

Y es que los Legos, nacidos en Dinamarca, han formado parte de la infancia de generaciones y generaciones. ¿Recuerdas aquella vez en que los Reyes te dejaron una caja de Lego debajo del árbol?

De hecho, los Lego son más antiguos de lo que podríamos pensar: su origen nos remonta a principios del siglo XX, cuando una familia de carpinteros encabezada por Ole Kirk Christiansen y afectada por el declive económico de la Gran Depresión decidió reconvertir su negocio y dedicarse a la fabricación de juguetes de madera.

Cuando la madera comenzó a escasear en la década de los 40, Ole Kirk Christiansen comenzó a fabricar sus juguetes en plástico de colores chillones (colores inspirados en los cuadros de Mondrian, ¿curioso, no?) y así nacieron los legos como hoy los conocemos.

¡Ah! Si te preguntas de dónde viene su nombre, la explicación es sencilla: se trata de un acrónimo del danés leg godt, que se traduce como “juega bien”.

Visitando el Museo Lego de Praga

Las cifras impresionan: el Museo Lego en Praga cuenta con 1.000 metros cuadrados de exposición, exhibe más de 9.000 modelos de Lego y se utilizaron cerca de un millón de piezas para crear la muestra.

El museo es completísimo, y puedes desde ver los Legos más antiguos, los primeros que se comercializaron, hasta una muestra enorme de Lego de Star Wars, otra de Harry Potter, otra de Indiana Jones… también tienes construcciones de Lego que reproducen personas a tamaño real, otras interactivas que comienzan a moverse al pulsar un botón, un aeropuerto de Lego con todo lujo de detalle, un tren, camiones de bomberos y coches de policía, barcos piratas… ¡todo lo que puedas imaginar!

Nuestra parte favorita es la que te contábamos al principio de este artículo: un espacio dedicado a los monumentos de Praga hechos con Lego, entre los que impresiona la reconstrucción del famoso Puente de Carlos.

Es especialmente divertido ver esta parte del Museo Lego con niños y después de haber visto los monumentos in situ en Praga, para jugar a ver si los reconocen.

También hay reproducciones con Lego de otros grandes monumentos del mundo, como el Taj Mahal o la Torre Eiffel.

Podrías pensar que visitar el Museo Lego en Praga, si no viajas con niños ni eres coleccionista o fan de Lego, no tiene mayor interés con todo lo que hay que ver en Praga, pero lo cierto es que puede ser una visita de lo más entretenida tengas la edad que tengas, y una forma amena de pasar una tarde de mal tiempo en la ciudad.

Al museo se accede a través de la tienda Lego. A la propia Tienda Lego, por cierto, también merece la pena echarle un vistazo, para coger ideas para las próximas Navidades o encontrar ese set de Lego o piezas sueltas que te faltaban (también hay WiFi gratis).

Horario:

Lunes a domingo de 10:00-20:00 horas.

Precio:
  • Adultos 250 CZK
  • Estudiantes 180 CZK
  • Mayores de 65 años, 150 CZK
  • Niños que midan más de 120 cm: 150 CZK
  • Niños que midan menos de 120 cm: 70 CZK
  • Menores de 3 años: gratis