Plaza de la Ciudad Vieja

Dirección: Staroměstské náměstí, 110 00, Praga.
Cómo llegar:
• Metro: línea A (estación de Staromestska).

El centro de la vida praguense se organiza en torno a la Plaza de la Ciudad Vieja (Staroměstské náměstí en checo), rodeada de importantes edificios históricos.

La Iglesia de Nuestra Señora de Tyn

La Iglesia de Nuestra Señora de Tyn al fondo de la plaza.
Fotografía: Karen Blaha (CC)

Pero el protagonista indiscutible de las visitas a esta plaza es el fantástico reloj astronómico que cada hora en punto ofrece un espectáculo único (y que ha sobrevivido incluso a los bombardeos nazis).

Edificios principales de la plaza

La Plaza de la Ciudad Vieja contiene varios lugares de interés turístico en los que se mezclan distintos estilos arquitectónicos (barroco, gótico…) y momentos de su historia:

El Monumento a Jan Hus

En el centro de la Plaza de la Ciudad Vieja destaca el monumento dedicado a Jan Hus, un líder protestante del siglo XIV que murió quemado en la hoguera y en cuyo honor se erigió este conjunto escultórico, en el 500 aniversario de su muerte, en 1915.

Plaza de la Ciudad Vieja

Estatua de Jan Hus presidiendo la plaza.
Fotografía: Marcel “MadJo” de Jong (CC)

La obra la realizó el escultor checo Ladislav Jan Salounm, y en ella podemos ver a Jan Hus rodeado por husitas y protestantes y acompañado por una madre con su hijo, como símbolo de renacimiento.

Con el tiempo, la obra se convirtió en estandarte de la resistencia en numerosos episodios de la historia checa.

El Reloj Astronómico

El reloj astronómico de Praga fue fabricado en el siglo XV y se ha convertido en el reloj medieval más famoso del mundo.

Cada vez que el reloj marca una hora en punto, las figuras autómatas de doce apóstoles desfilan por las ventanas de la Torre del Reloj, acompañados por otros cuatro personajes: la Muerte, representada por un esqueleto que encabeza el desfile tirando de una cuerda y con un reloj de arena; la Avaricia, representada por un judío sacudiendo una bolsa de dinero; un joven contemplándose en un espejo, que representa la Vanidad, y la figura de un turco, que representa la Lujuria. Estos personajes, no obstante, se incorporaron durante el siglo XVII.

En la parte inferior del reloj puedes contemplar el calendario astronómico con pinturas de Josef Manés, realizado durante el siglo XIX. Representa los meses del año y los signos del zodiaco.

El reloj astronómico en la Plaza de la Ciudad Vieja

El reloj astronómico en la Plaza de la Ciudad Vieja.
Fotografía: Gary Denham (CC)

En su origen, la función del reloj no era exactamente la de dar las horas, sino la de reflejar los movimientos del Sol y la Luna.

Hay una leyenda negra en torno a la construcción del reloj, pues se cuenta que el relojero artífice del mismo, Nicolas de Kadan, fue dejado ciego por orden de los nobles de la ciudad, que temían que reprodujese esta obra en otras ciudades rivales. Kadan no pudo terminar su obra maestra y se suicidó, lo que dio origen a una vieja superstición que afirma que todos aquellos que se encargan del mantenimiento del reloj tendrán el mismo destino que su antecesor.

Seguro que uno de los primeros lugares que querrás conocer en tu viaje a Praga será esta emblemática plaza, donde si tienes suerte y coinciden las fechas podrás presenciar alguno de los acontecimientos que se celebran en ella, como la Nochevieja y el Año Nuevo o los conciertos y competiciones deportivas que se emiten en las pantallas gigantes instaladas para ello y que llenan una plaza donde se mezclan por igual locales y turistas.