Museos de Praga

En nuestra opinión, lo mejor de Praga está al aire libre. Y es que la capital checa no es especialmente fuerte en lo que a museos se refiere. Aún así, hay unos cuantos museos de Praga interesantes que, si tienes tiempo suficiente durante tu viaje, merece la pena ver.

Visitar un museo es una buena opción para un día de mucho frío o de lluvia (que desgraciadamente no faltan en Praga), además de la mejor forma de conocer en detalle una ciudad con un patrimonio cultural tan rico como el de la capital checa.


Al igual que la mayoría de capitales europeas, Praga posee un gran museo, el Museo Nacional, que abarca varias instituciones:

Museo Nacional de Praga

Compuesto por varios edificios, el principal se encuentra en la parte más alta de la Plaza de Wenceslao y destaca por su imponente fachada. Antropología, zoología, objetos arqueológicos y minerales -entre otras muchas disciplinas– se dan cita en el que se ha convertido en el museo generalista más importante del país.

Hall del Museo Nacional

Hall del Museo Nacional.
Fotografía: Seth Schoen (CC)

 

Pero los mejores museos de Praga, para nosotros, son los temáticos, los más didácticos a la hora de profundizar en episodios y momentos concretos de la historia política y cultural checa:

Museo del Comunismo

Dedicado a conocer en profundidad la vida política y social de los años de régimen comunista, incluyendo paneles explicativos en castellano, fotografías, proyección de documentales, documentos originales de aquel período y hasta una reproducción a escala real de una sala de interrogatorios.


Museo Judío

Comprende las seis sinagogas que aún quedan en pie en la ciudad, además del viejo cementerio judío, donde se amontonan sepulturas de varios siglos de antigüedad. Objetos cotidianos, libros, fotografías y reportajes relacionados con el Holocausto se reúnen en este museo imprescindible para conocer de cerca la historia de los judíos en Praga.


Por otra parte, son visita obligada el Museo Alphonse Mucha y el Museo Kafka, dedicados a la vida y obra de los dos artistas más reconocidos de la ciudad:

Museo Mucha

Carteles publicitarios, joyas, dibujos y cuadros del padre checo del art-nouveau se esconden tras las puertas de este pequeño museo que nos trasladará a la Belle Époque a través de la obra de uno de los mejores artistas checos de todos los tiempos.

Museo Mucha de Praga

Estos carteles de Mucha pueden verse en el museo.

Museo Franz Kafka

En este peculiar espacio dedicado a la obra del novelista checo podremos conocer su relación con la ciudad de Praga, la influencia de esta en sus obras y el desarrollo de su proceso creativo. Una exposición oscura y algo confusa sobre el autor de La Metamorfosis.

Museo Kafka

La polémica fuente a la entrada del Museo Kafka.
Fotografía: Achim Hepp (CC)

Museos de Praga para visitar con niños

Si viajas a Praga con niños y estás buscando qué museos son los mejores para visitar con ellos, echa un vistazo a los que te proponemos en nuestra guía de Praga con niños.