Praga en Navidad

Viajar a Praga en Navidad es la escapada perfecta para estas fechas. Tan fría como bonita, la ciudad del Moldava luce espectacular durante las Navidades, cuando sus calles se iluminan, sus escaparates se decoran y los mercadillos navideños invaden sus plazas.

Comida callejera, artesanía y regalos de todo tipo, dulces humeantes, vino caliente, árboles de Navidad y luces por cada rincón de la ciudad. Así es Praga en Navidad: una ciudad de cuento.

¿Qué hacer? Algunos planes navideños…

La verdad es que para disfrutar de las Navidades en Praga no hace falta nada más que salir y pasear por los principales lugares turísticos de la ciudad, pues la ciudad está especialmente bonita la mires por donde la mires.

  • Un buen plan si viajas a Praga con niños puede ser acercarse a ver el Belén de la Plaza de la Ciudad Vieja, así como el gran árbol de Navidad, adornado con 100.000 bombillas, que se instala en la misma (eso sí: ármate de paciencia, porque está tan solicitado que hay que hacer cola para subir a hacerse una foto junto a él). Allí encontrarás también uno de los mayores mercados navideños.
  • Contemplar la iluminación de las calles: las principales arterias comerciales de la ciudad se engalanan entre finales de noviembre y finales de diciembre con todo tipo de luces, guirnaldas y figuras navideñas: ángeles, árboles, estrellas… cientos de luminosos decoran cada rincón y convierten en paseo por el Puente de Carlos, la pintoresca calle Karlova o Malá Strana en un auténtico placer.
  • Subir a la torre del antiguo ayuntamiento: las vistas de la Plaza de la Ciudad Vieja desde este mirador son impresionantes en cualquier época del año, pero en Navidad juegan en otra liga: ver la plaza más animada de Praga presidida por el árbol de Navidad gigante, rodeada de casitas de madera e iluminada mientras cientos de turistas en miniatura pasean por ella es una imagen que no olvidarás.
  • Asistir a un concierto de Navidad: los más conocidos son los de la Ópera de Praga, pero muchas iglesias organizan también pequeños conciertos protagonizados por coros que harán de tu viaje una experiencia inolvidable. La opción low cost es disfrutar, sin más, de todos los músicos y artistas que ofrecen espectáculos callejeros en las principales plazas de Praga.
  • Perderte por el barrio del castillo: visita el callejón del oro, que si ya parece sacado de algún cuento infantil durante el resto del año, en Navidad es aún más pintoresco, con las coronas de muérdago decorando sus puertecillas. También puedes inmortalizar la Catedral de San Vito con su elegante árbol de Navidad delante.
  • El 25 de diciembre, Día de Navidad, puedes aprovechar para visitar el Museo Mucha de Praga, que abre desde las 12:00 horas.

Mercados de Navidad en Praga

Prácticamente hay mercados navideños en cada plaza y avenida de Praga. Se instalan puestos y casetas de madera que venden desde comida típica checa (salchichas, jamón asado, vino caliente y dulces como los trdlnik) hasta pequeños objetos de artesanía como juguetes de madera, bolas y adornos para el árbol de Navidad.

Son el mejor lugar para comprar recuerdos típicos de Praga, como las marionetas o el cristal de Bohemia (para esto, eso sí, ve mejor a los mercados más pequeños, que te ofrecerán mejores precios que los instalados en los lugares muy turísticos).

Los mercadillos navideños de Praga suelen abrir por la mañana, en torno a las 09:00-10:00 horas, y permanecer abiertos hasta las 20:00-22:00 horas (algunos cierran un poco más temprano), así que puedes aprovechar la hora de la comida o la cena para visitarlos y comer allí después de hacer turismo por la ciudad.

Estos son los más famosos entre los mercados de Navidad en Praga:

Mercado de la Plaza de la Ciudad Vieja (abierto desde el 02/12/17 hasta el 02/01/18)

Este es sin duda el mayor mercadillo de Praga por estas fechas, quizás por el reclamo que supone la plaza en sí misma, con sus archiconocido reloj astronómico. En Navidad, como te comentábamos, la Plaza de la Ciudad Vieja es un espectáculo que merece la pena ver a pesar de la cantidad de gente. Abre de 09:00 a 19:00 horas (los fines de semana hasta las 20:00 horas y los puestos de comida hasta las 00:00 horas).

Mercado de la Plaza de Wenceslao (abierto desde el 02/12/17 hasta el 06/01/18)

El otro gran mercado de Navidad en Praga es el de la Plaza de Wenceslao, donde se congregan miles de personas a diario, sobre todo por las tardes. Es realmente grande, encontrarás muchísimos puestos de comida y regalos y, por supuesto, otro árbol de Navidad (lo de Praga parece una competición por ver qué barrio pone el árbol más grande). Abre de 10:00 a 22:00 horas (los puestos de comida están abiertos hasta las 00:00 horas).

Mercado de la plaza Náměstí Republiky (abierto desde el 25/11/17 hasta el 24/12/17)

En esta céntrica plaza, situada justo frente a la Casa Municipal y la Torre de la Pólvora, encontrarás un mercado navideño especializado en comida. A nosotros nos gusta porque hay pocos turistas y más locales, no está demasiado masificado y se puede cenar algo rico y a buen precio. La variedad no es muy amplia pero sí suficiente: cervezas, salchichas en pan (klobásy), pinchos de patatas fritas en forma de espiral (se llaman bramborové spirál y y ya verás con qué arte están cortadas), algún puesto que ofrece sopas y guisos checos a base de carne o patatas y otros con dulces y postres típicos, como el tradicional trdlnik, que alimenta solo con verlo girar sobre las brasas despidiendo su característico olor a canela. Abre todos los días de 09:00 a 19:00 horas.

Mercadillo de Havel (abierto desde el 26/11/15 hasta el 06/01/16)

Este es sin duda el mercado navideño más peculiar de Praga, pues se celebra nada menos que… ¡desde el siglo XIII! Así se ha mantenido hasta ahora desde la Edad Media, con su puñado de puestos de artesanos muy cerca de la Plaza de Wenceslao. ¡No te lo pierdas! Está abierto todos los días de 06:00-18:30 horas.

Pasar la Nochevieja entre praguenses

Si vas a pasar la Nochevieja en Praga, lo primero que te recomendamos es buscar alojamiento en Praga con tiempo suficiente. La capital checa está muy solicitada en estas fechas, y si no buscas hotel con demasiada antelación te encontrarás unas tarifas mucho más altas y menos opciones de alojamiento disponibles.

Dicho esto, toca hacer planes para pasar dar la bienvenida al Año Nuevo en Praga: la fiesta se concentra, como no podía ser de otra forma, en la Plaza de la Ciudad Vieja. Abrígate bien, hazte con un buen vino caliente (o en su defecto, con un vaso de medovina, un licor de miel) y prepárate a recibir el 2016 frente al reloj astronómico más famoso del mundo, que hará la cuenta atrás unos segundos antes de que el cielo de Praga se llene de fuegos artificiales.

Consejos para no morir de frío si vas a viajar a Praga en Navidad

  • El mejor consejo que podemos darte es el mismo que te daría tu madre: ¡abrígate! Y va muy en serio, porque no llevar ropa adecuada para soportar las bajísimas temperaturas praguenses durante estas fechas puede amargarte el viaje (aunque si has metido la pata haciendo el equipaje, siempre podrás arreglarlo en algunos grandes almacenes de la ciudad).
  • ¿Qué meter en la maleta para viajar a Praga en Navidad? Un abrigo MUY abrigado, y preferiblemente que sea impermeable. Los guantes, bufanda y gorro no pueden faltar (mejor si están forrados por dentro, para que sean más calentitos), así como alguna camiseta térmica y un calzado resistente al agua que te abrigue lo suficiente y que sea antideslizante, pues es muy común que nieve o, como poco, que te encuentres las calles heladas por las mañanas.

Truco de nómada: como probablemente querrás hacer muchas fotos y estar quitándote y poniéndote los guantes para trastear la cámara es un poco pesado, compra unos guantes táctiles de los que te permiten también utilizar el móvil. Lo agradecerás.

  • Bebe algo caliente cada cierto tiempo: entre monumento y monumento tendrás que caminar “al aire libre” (¿cómo ver si no la ciudad?): aprovecha los puestos callejeros para tomar de vez en cuando una bebida caliente y mantener tu temperatura corporal. También puedes sentarte en alguno de los muchos cafés que encontrarás por el centro y disfrutar del encanto de Praga en Navidad.

Curiosidades y tradiciones de la Navidad checa

  • ¿Sabías que en las mesas de Nochebuena de las familias checas no hay pavo, ni besugo ni cordero? Muy al contrario, la tradición en la República Checa es comer otro “manjar” pescado, literalmente, por ellos mismos: se trata de la carpa, que una vez pescada por el padre se mantiene a remojo en la bañera hasta que llega el momento de cocinarla. Suele prepararse en sopa y también rebozada. No sabemos cómo se tomarán los más pequeños de la casa lo de ver en bandeja a su mascota durante unos días…
  • Los Reyes Magos no paran en Praga: y es que a los niños checos los regalos se los trae el Niño Jesús, y lo habitual abrirlos bajo el árbol en la noche del 24 de diciembre.
  • ¡Golosinas para todos! El 5 de diciembre, día de San Nicolás, se celebra una de las fiestas navideñas más queridas por los habitantes de Praga: esa noche, San Nicolás, acompañado por un demonio y por un ángel, recorre las calles de la ciudad repartiendo chucherías a los niños que han sido buenos. Para los que no lo han sido… un buen pedazo de carbón.

Si estás buscando un destino donde pasar estas Navidades, te recomendamos pensar en viajar a Praga. Sí, hace frío (y mucho), pero ¿qué sería de una Navidad sin gorro y bufanda y un buen chocolate calentito entre las manos? ;)