Hradčany

Al oeste del río Moldava se extiende el barrio de Hradčany o barrio del Castillo de Praga, donde se encuentran varios de los principales lugares de interés de Praga, como el propio complejo del castillo o la Catedral de San Vito.

Hradčany fue villa real y un distrito independiente hasta que a mediados del XVIII se unió a Malá Strana, Nové Město y Staré Město para dar origen a la ciudad de Praga.

Panorámica de Hradcany

Panorámica de Hradcany.
Fotografía: Guillén Pérez (CC)

Un barrio noble

En Hradčany se ubican varios edificios históricos que fueron de gran importancia para el gobierno de la ciudad. Se trata de un barrio que creció en torno a un punto central, el castillo de Praga, alrededor de cuya muralla se fueron construyendo las casas del personal que trabajaba en la corte y las de los artesanos. Pero en 1541 un incendio devastó la mayoría de estas viviendas, construidas en madera.

Fue a partir de entonces cuando varias familias aristocráticas, atraídas por la cercanía al castillo, fueron estableciendo sus viviendas en la zona, sobre todo durante los siglos XVII y XVIII. De hecho, si callejeas por el barrio, podrás apreciar las fachadas de grandes casas señoriales, como el Palacio Schwarzenberg (que alberga la colección de arte barroco de la Galería Nacional), el Palacio Martinitz (formado por varias casas góticas), el Palacio Toscano, el Palacio Cernín (con su larguísima fachada) o el Palacio Sternberg (que acoge una gran colección de arte europeo).

Panorámica de Hradcany

Panorámica de Hradcany.
Fotografía: Davidlohr Bueso (CC)

Otras de estas casas aristocráticas albergan actualmente sedes institucionales o ministerios.

Qué ver en el barrio del Castillo de Praga

Al barrio de Hradčany hay que dedicarle, como mínimo, una mañana completa, pues son muchos los monumentos que se encuentran aquí concentrados:

  • El Castillo de Praga, el mayor complejo del mundo de estas características.
  • El Callejón del Oro, en las inmediaciones del castillo, donde aún se pueden ver algunas de las antiguas casitas de artesanos y oficios. Es uno de los lugares más pintorescos de Praga.

Callejón del Oro

Callejón del Oro.
Fotografía: Tilemahos Efthimiadis (CC)

  • El Monasterio de Strahov, que data del siglo XII y alberga una impresionante biblioteca barroca y un museo.
  • La Catedral de San Vito, uno de los templos góticos más importantes de Europa.
  • La Plaza Hradčanské, a la entrada del castillo, rodeada por los magníficos palacios del Arzobispo, Sternberg, Martinitz, Toscano y Schwarzenberg.
  • El santuario de Nuestra Señora de Loreto, donde se puede contemplar una réplica de la Casa de la Virgen María (cuyo original está en Italia).

Ángel en El Loreto

Ángel en El Loreto.
Fotografía: Claudio Saavedra (CC)

Hradčany es un barrio donde el tiempo parece haberse detenido; un lugar silencioso y tranquilo en mitad del bullicio de Praga que merece la pena conocer para comprender cómo Praga se convirtió en el principal centro religioso y de poder de la región de Bohemia.

Cómo llegar al barrio de Hradčany

Lo más cómodo para llegar al barrio del Castillo de Praga es utilizar el transporte público:

  • Metro: línea A (estación de Malostranská o de Hradčanská).
  • Tranvía: nº 22.